domingo, 28 de mayo de 2017

Serie "13 razones"

Serie muy popular, hecha para adolescentes, que refleja la vida de la prepa en estados unidos donde una chica termina suicidándose y deja unas cintas explicando el por qué.

Se presta a muchos temas a reflexionar con l@s jóvenes (aunque algunos de ellos muy estereotipadas), temas como el suicidio, las clases sociales, el maltrato en las escuelas, la presión a no ser diferente, las violaciones, la soledad y el aislamiento en que viven algun@s, los modelos de vida presentados para l@s jóvenes y las presiones para seguirlos, el alcoholismo y drogadicción, la amistad o falta de ella, la poca confianza con padres, madres o cuidadores. En este sentido está buena si facilita que se hablen de estos temas entre ell@s y ojalá en clase o con sus cuidadores.

Como adulta me parece un poco lenta y el escenario es bastante pesimista. Muestra una sola historia de los jóvenes y todo está mal. Nadie tiene amigos solidarios, todos están sol@s. Acaban reduciendo el suicidio a cosas internas de la mente como si los contextos injustos y las relaciones de maltrato  y abuso  no tuvieran nada qué ver. La serie presenta el ambiente juvenil como si fuera imposible tener relaciones de apoyo, de solidaridad, de amistad y de confianza con otra persona, no se diga en el padre o la madre o algún maestr@.

No me extraña que esto esté dominando en las escuelas si en estas mismas se le da prioridad al deporte y a las porristas, que se vuelven como dioses. Donde la reputación como deportista sea lo más importante y para no perderlo se le justifica o solapa todo, y no me extraña que esto se trate casi siempre de varones. Y en las porristas se facilite la rivalidad, enemistad entre ellas, así como su único valor en la figura, continuando el estereotipo de la mujer como adorno de las actividades masculinas. Me gustó mucho que el personaje principal masculino termine concluyendo y diciendo que deberían tratarse mejor y cuidarse más entre todos. Tema que contrasta con el individualismo, soledad y aislamiento que muestran en toda la serie. Y claro, el chico principal no es deportista y tiene la finta típica de niño bueno la cual no es muy popular. Pocas series ofrecen un modelo masculino diferente.

Pienso que como sociedad, uno de los valores más grandes es el vender y para eso no hay ética. Cada vez hay más series, videos en las redes que invitan a l@s jóvenes a consumir alcohol, a darle más importancia a la moda y al "look", al sexo, donde por todos lados se les invita a l@s jóvenes a desconfiar de papá, mamá o sus cuidadores adultos porque todo eso vende y así se mueve el dinero. Y entre más lejos estén de los adultos que los cuidan más fácil caerán en la tentación de lo que ofrecen los medios. Difundir ideas de tener cuidado con el alcohol, la droga, el sexo, solidarizarse con los demás, pedir ayuda, conectar con la madre, el padre o los cuidadores no vende, no mueve dinero.

Esta serie hace una sola historia y muy pesimista de la vida de l@s jóvenes, y de lo que les pasa. Estereotipa a la porrista violada que más o menos puede con la situación, sin embargo la niña "buena"está muy mal por una foto que subieron a la red, y no se diga después cuando sufre una violación. Y a ambas las vuelve imposibilitadas o defectuosas para relacionarse y confiar en los demás, cuando actualmente las mujeres tienen mucho más claro que antes, que una violación es un crimen y ya no es lo mismo que hace años cuando se difundía tanto que era su culpa. No estoy diciendo que no les afecte sino que hay muchas reacciones ante la violación y no solo la tragedia. Ha habido mujeres que me han dicho que menos mal  que solo las violaron y pudieron salir con vida y completas. Pone a los varones con el estereotipo de que solo les interesa el deporte, ganar y usar a las mujeres para el sexo y tomarlas a la fuerza si se les antoja. O que solo les interesa someter a los demás para que hagan lo que ellos quieren. Tocan de lado la homosexualidad y en el lado femenino con poca solidaridad hacia otras mujeres. Ponen a los chicos ricos que se salen con la suya. Todas son historias negativas o pesimistas de l@s jóvenes y pienso que hay mucho más historias en la realidad.

Esta vida moderna que nos tiene ocupados, donde las distancias no facilitan la visita de las amistades, donde el cansancio es constante, y esto favorece el aislamiento, el individualismo, la dificultad de conversar, pero ¿no se puede hacer nada? Me niego a ver las cosas así. Las redes sociales pueden acercarnos, todo depende del uso que se le de. Y aun en la misma serie, ponen a los padres con verdadero interés en sus hijos, sobre todo en los personajes principales, intentando estar cerca de ell@s pero se toca también muy de lado. y de manera muy pesimista.

Quiero pensar que en la vida y en la sociedad hay muchas historias, que no todo es blanco o negro sino que hay mucho colorido y tonos variados en medio. Que si bien es cierto hay mucho individualismo, también hay personas buscando compartir y hacer cosas en comunidad, que buscan evitar las polarizaciones y las exclusiones para acoger e incluir en vez de separar y aislar. Que no tengo respuestas para lo que pasa, pero se que habemos muchas personas que buscamos la conexión, la ayuda mutua, la solidaridad, la equidad y otros valores diferentes a los que el dinero propone.

Ojalá esta serie facilite la plática y la reflexión sobre los diversos temas que ofrece.Me encantaría saber cómo la ven l@s jóvenes y qué piensan de ello.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Blanca Navidad

En mi tierra el frío es de días y generalmente dura muy poco. Estamos más cerca del ecuador que de los polos. Aun así es tan común escuchar a las personas desear una "blanca navidad", o "sin frío no parece navidad". Yo me pregunto de dónde viene eso si acá rara vez, muy rara vez cae nieve. Y me contesto: la publicidad.

La publicidad que domina sobre la navidad es la blanca navidad. Cuando las personas mandaban tarjetas navideñas, todas tenían paisajes nevadas, monos de nieve, o el nacimiento tradicional cristiano también nevado. Las películas navideñas que mezclan el romance, cae nieve en el momento perfecto. Es el deseo concedido, la nieve.

Y bueno, ya que no vivimos cerca de los polos, deberíamos sacudirnos esa publicidad y disfrutar del clima templado o el poco frío, así los niños y los viejitos se enferman menos, pueden salir más , jugar disfrutar el ambiente y sufren menos las inclemencias del clima y el sol sigue siendo "la cobija de todos", si ya se que dicen que es la cobija de los pobres pero todos lo disfrutamos cuando hace un poco de frío. Deberíamos inventar nuestras propias imágenes de la navidad y no importarla del extranjero.

Y hasta dónde se olvida el significado de la navidad. Para las personas cristianas tiene que ver con el nacimiento de Cristo y se supone que es una época espiritual. Para los ateos podría ser simplemente una reunión familiar. Para otras creencias será diferente.

A mi me irrita un poco dos cosas, la idea de que sólo con nieve la navidad es perfecta, y la comercialización que me parece espantosa en estos días. Ah y una tercera, las reuniones. Tenemos todo el año, puedo entender que algunas familias, por vacaciones de temporada quizá sea especial porque se reúnen las personas que se quieren y que viven lejos, pero fuera de ahí, todo mundo hace reuniones y todo me parece, se vuelve muy forzado.

Hay presión para ser feliz, para dar gracias, para regalar, para ir a reuniones, para hacer compras, para querer a las personas y hacerles un regalo. No dudo de las buenas intenciones pero me da la impresión que se le ha vaciado de contenido y se va convirtiendo más en presión que en cariño.

Pienso que tenemos todo el año, los cumpleaños y momentos especiales en la vida para dar gracias, ser feliz, mostrar el afecto y reunirnos. Dar un regalo  implemente porque vi que te gustó y te lo puedo regalar, o puedo juntar y luego comprar y darlo a la persona querida.

Si puedo entender, que los aguinaldos y las ofertas que coinciden en estas fechas, ayudan, que para algunas personas quizá en estas fechas es cuando ven la posibilidad de mostrar el cariño de ese modo...

No se, me gusta más de hacerlo durante todo el año, o en el momento que voy con alguien y veo que algo le gusta y si puedo se lo regalo, aunque no sea su cumpleaños ni navidad ni fecha especial. O en el disfrute de una reunión porque deseamos juntarnos y compartir experiencias, así el día que sea. O en compartir lo que tengo y quien soy en todo el año. Y si para alguien sigue teniendo un profundo significado, pues qué bueno y pido perdón por la generalización.

De todas maneras, en estas fechas y siempre durante el año, deseo lo mejor para todas las personas, cualquiera que esto sea  y signifique para cada quien.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Ante los momentos difíciles, siempre hacemos algo

El otro día se metió un gatito pequeño a mi casa, y tuve miedo de que los perros le hicieran algo y lo busqué. Él escurridizo, hasta que finalmente lo atrapé, cuando uno de mis perras lo acorraló. El gatito bufaba y se esponjaba para parecer feroz. Cuando pude agarrarla la  fierecilla se me prendió con garras y dientes. Sentí que me encajaban agujas, me dolía un montón. El gatito estaba hermoso y como fierecilla se defendió a pesar de su corta edad.

Esto me llevó a recordar que las personas, y por lo visto también los animales, hacemos algo en los momentos difíciles, en las situaciones problemáticas, ante cualquier adversidad. Se lo aprendí a Michel White (2006), él decía que las personas siempre:
  •  intentan prevenir el daño, aunque sea imposible
  • de alguna manera dan pasos para intentar modificarlo
  • hacen lo posible para modificar las consecuencias o los efectos en sus vidas
Y todo esto es para conservar lo que es valioso para las personas, lo que consideran que es importante.

Las personas siempre hacen algo aunque sea pensar que lo que sucede no es justo, aunque sea paralizarse del miedo. Es común que los hombres reaccionen con agresividad o con el escape, y es también el discurso que domina y por eso se espera que tod@ reaccionemos igual. Las mujeres con frecuencia reaccionamos con la parálisis, quedándonos quietas, porque casi siempre el agresor es mayor y mas fuerte ya sea físicamente o en estatus o jerarquía. Vivimos en una sociedad que valora la acción por eso con frecuencia las mujeres pensamos que no hacemos nada y quedarse quieta, llorar, remolonearse, suplicar, callar, ES HACER ALGO.

Y ese HACER ALGO tiene alguna intención: 
  • Protegerse, aunque no de resultado. 
  • Disminuir el daño, aunque no de resultado 
  • Proteger a los demás: los hijos, la familia, amistades, mascotas.
Y la intención está ligada y unida a lo que consideran valioso o importante: 
  • la vida
  • la salud
  • una relación
  • los recuerdos de los más pequeños
  • y más
Esta experiencia me gustó. Que me recordara lo que acabo de compartir porque con frecuencia lo olvido. Para mi es muy importante ser pareja, solidaria, darnos la mano unas/os a otras/os y a veces olvido que las personas son capaces de muchas cosas con y sin mi ayuda y a veces a pesar de mi ayuda o colaboración.

Esto me lo digo no para dejar de colaborar o asistir a otros en la medida en que yo pueda, sino para no angustiarme, y sobre todo para estar atenta y poder verlo en lo que las personas me cuentan y me comparten, en sus historias y en sus anécdotas. Michael  White le llama "la doble escucha" que es escuchar la historia de la dificultad y a la vez la historia de lo que la persona hizo e intentó o cómo respondió o reaccionó ante la dificultad, la agresión o la injusticia. Es frecuente que esta historia, de cómo respondió o reaccionó pase desapercibida.

Cuando estoy atenta y soy capaz de ver lo que las personas hacen ante las dificultades y se los devuelvo o les pregunto sobre qué hicieron y cómo lo hicieron y porqué lo hicieron, al principio es común que me digan que no hicieron nada, entonces les pregunto ¿nada? ¿te quedaste quieta? ¿obedeciste? y me dicen que si. Luego les pregunto por sus intenciones y motivos lo que hace evidente lo que comento y ellas mismas se sorprenden gratamente al darse cuenta que si hicieron algo y cuando se dan cuenta, las cosas cambian porque es muy distinto sentir que no pude hacer nada a ver que sí hice algo, que tuve intenciones, independientemente de si logró o no algo. Porque esa manera de reaccionar habla de sus habilidades, sus talentos, sus convicciones, sus sueños, sus esperanzas, sus deseos.

Entonces tenemos dos historias, la del dolor o dificultad o problema y la de las reacciones o respuestas. Es muy fácil hablar de la primera, la segunda generalmente pasa desapercibida y cuando la volvemos visible, se balancean las cosas, entonces la experiencia y la vida se enriquecen.


White, M. (2006): Working with people who are suffering the consequences of multiple trauma: A Narrative Perspective. En Trauma: Narrative experiences to traumatic experience. Edited by David Denborough; Dulwich Centre Publications. Australis. Traducción propia.

martes, 29 de noviembre de 2016

¿Une la sangre, tener a los hijos en el vientre o los lazos que hacemos a través de la vida?

"Él no va a querer a los hijos como yo, porque yo los tuve en mi vientre". Se que quien dijo eso, ha de amar a sus hijos/as muchísimo, no lo dudo.  Y he escuchado mucho que a los hijos e hijas se les quiere porque se los tuvo nueve meses en el vientre.  ¿Será por eso, por tenerlas en el vientre o por el lazo, el vínculo que se va dando en esos nueve meses y a través de la vida? Y me quedo pensando.

Si eso fuera así de automático, por tenerla en el vientre no habría abortos ni abandonos, y tampoco le creeríamos a padres que dicen amar y querer a sus hijos porque, no los tuvieron el vientre, no sería creíble el amor que se da entre madre y padre con su hijo o hija adoptado. Eso sería darle valor a la biología en automático más que a lo que hacemos con nuestras relaciones a través del tiempo. Sería minimizar la fortaleza de los lazos que no son sanguíneos y que se van dando con el trato en la vida diaria.

A lo largo de mi vida he escuchado a personas que quieren más  a sus abuelos que a sus padres, o a la suegra o suegro que a sus padres, a la nuera o yerno que a los hijos, a tías o tíos o incluso a personas que no tienen nada que ver con la sangre sino con las experiencias vividas y eso es lo que pienso que hace un lazo o un vínculo muy muy fuerte, las relaciones, la vida compartida.

Si la sangre llamara o si los vínculos sanguíneos fueran tan fuertes, los varones no abandonarían a sus hijos con la frecuencia que se da, dejarían a la mujer, tendrían otras, pero estarían cerca de sus hijos e hijas y no es así. 

Pienso que no es así porque la sangre no "llama" o el tenerlos en el vientre no es lo único que cuenta sino porque hemos recibido una educación muy rígida donde a la mujer desde niña le enseñan a cuidar bebés, hacer la comídita y a limpiar, con trapiadores y escobas de "juguete" y a los niños se les enseña a jugar a las carreras y a los deportes y a las luchas. También se envían discursos diciendo que los hijos e hijas son de la mamá y con que el señor traiga dinero a la casa es suficiente. A él solo le toca trabajar fuera para mantener la casa, lo cual es muy relativo porque las mujeres ya trabajan a parte de en su casa, fuera de ella.

Si la sangre llamara habría más unión en las familias y más apoyo. Si se amara solo por el hecho de haberlos tenido en el vientre no habría abandonos, maltrato porque el amor sería automático. Con esto no quiero decir que la persona que dijo que amaba a sus hijos más de lo que su pareja los podría amar no quiera mucho a sus hijos, quizá si se pudiera, invitaría a esa persona a reflexionar si el cariño viene del vientre o de lo que ella y sus críos han hecho con su relación a través del tiempo, a lo largo de la vida cotidiana. O a reflexionar porqué piensa en eso, las maneras de manifestar el cariño son muy diferentes y ademas no son competencias y no se puede ni debería de comparar quien quiere más. Sería injusto porque en términos muy muy generales, a las mujeres se nos permite expresar el afecto con cariños y caricias y a los varones no, a estos se les enseña que con dinero y regalos caros. Aunque en la relación de pareja es a través del sexo, pero ese es otro tema, hablamos hoy de la relación con los hijos.

Pienso que si hubiera un mundo imaginario y distinto en el que la mujer pariera a los hijos y los entregará al varón y socialmente, es más mundialmente se creyera que es así, que así debe ser, quizá las mujeres dirían algo como "yo ya lo tuve nueve meses ahora le toca a él" no se, solo imagino. O si se creyera universalmente  que los varones eran mejores educadores, que por ser fuertes podrían educar mejor porque aguantan mejor las desveladas o qué se yo, tendríamos otras ideas. Con esto solo quiero hacer énfasis en que creo que las cosas no son por la biología, sino por lo que vamos haciendo en el día a día con nuestras relaciones, por la cultura en que vivimos la cual nos hace creer que así son las cosas y siempre han sido cuando en realidad no es así. Tengo entendido que hubo un tiempo que se le enseñaba a la mujer a acompañar al marido y dejar a los niños con nodrizas, supongo familias adineradas que podrían tenerlas. No se en tiempos bíblicos quien educaba a los niños. Hubo otro tiempo en que los niños no importaban mucho porque morían pronto, y se les daba importancia hasta los 6 o 7 años y estaban al cuidado de todos no solo de la madre. Este tipo de información nos hace cuestionar a la biología.

Quizá esa persona que me dijo eso, si quiera más a sus hijos, que su pareja  no lo se porque tampoco se como medirlo. No dudo ni tantito que ella haga más cosas que su pareja en relación a los hijos y que renuncie a más cosas que él, pero eso ha de ser porque ella valora ciertas cosas, porque ella ha de pensar que lo que hace es lo mejor para sus hijos, porque tiene ciertas intenciones para sus hijos como el  de que estén bien, salgan adelante, sean responsables y felices, no se, tendría que preguntarle a ella, solo estoy adivinando. Pero creo que hay muchas razones y sería muy simplista reducirlo a que es por que lo tuvo e su vientre.

domingo, 27 de noviembre de 2016

¿EN QUÉ SE ME FUE LA MAÑANA?

Ahora que me he tomado un tiempo "fuera" del trabajo, me uno a millones de mujeres que se hacen la misma pregunta: ¿En qué se me fue la mañana? ¿En qué se me ha ido el tiempo?

Es interesante la percepción cultural de lo que significa "trabajo". Porque en casa hay tantas cosas que hacer que se han convertido en "invisibles" o en "nada". Aquí va una pequeña lista:


  1. Saca a los perros al baño
  2. Dales de comer
  3. Haz el desayuno
  4. Lava los trastes
  5. Recoge la cocina
  6. Tapa el hoyo que hizo el perro
  7. Barrer afuera
  8. Recorta la maceta
  9. Riega macetas
  10. Recoge la basura que dejaste
  11. Recoge la mesa
  12. Recoge el cuarto
  13. Lava los cepillos del pelo que son tres (¿se han fijado cómo lleva tiempo quitar los cabellos, lavarlos enjuagarlos hasta que queden bien? Claro que si, si no lo hacen las mujeres generalmente las madres nadie lo hace)
  14. Guardar la ropa
  15. Recoge popós de perro
  16. Bañarme y arreglarme
Esto es solo un poco, de un rato en la mañana, falta aun mucho por hacer y no se diga si hay más personas en la casa; el trabajo se multiplica y a pesar de que hay más personas en la casa no hay más ayudas porque se supone que "no es trabajo" es solo lo que "toca a la ama de casa", si "ama de casa" que no se supone que la "ama de casa" es la "señora" pero parece la esclava. Una vez le conté a una mujer más de 38 cosas qué hacer en el hogar donde ella "no trabaja".
Esta pequeña lista de "no trabajar", porque no se hace solo ¿qué pasaría si no se hiciera? Un desastre ¿verdad?

Hace ya tiempo que caí en cuenta de esta trampa de que "no se trabaja" cuando se hacen las labores domésticas. Muy conveniente, ¿verdad? Así los señores tienen el derecho a descansar porque llegan de trabajar, y las mujeres como no trabajan, no tienen los mismos derechos y hasta son muy criticadas si se echan su novelita en la tele, claro ver el fut y las repeticiones y los comentarios no es pérdida de tiempo como ver novelas...todo es tan relativo...según quien diga el discurso tendrá más valor y "verdad". Me  da mucho gusto cuando me comentan que la pareja tiene el trabajo parejo que ambos trabajan fuera adentro de la casa, o que los hijos también se unen a ese trabajo, pero aun es en muy pocos hogares. No es que las personas sean malas sino que si "no es trabajo" o es un "trabajo invisible" hace difícil la cooperación.Quien sabe cuando empezaría a hacerse invisible este trabajo que a veces es un "doble trabajo"  cuando se hace en casa y fuera de ella, o como alguien dijo una vez "triple trabajo" cuando hay que complacer al marido en la cama.

Cuando estoy en el trabajo que "si se ve", le pregunto a las mujeres que si trabajan y me dicen que no, y les pregunto que si tienen quien les haga la comida, les laven y etc. y me diseque no, que ellas lo hacen. Así o más entrenadas a no ver el trabajo que cansa, no se reconoce y es invisible pero que si no está hecho se convierte en una tragedia. Necesitamos hacerlo visible

Hoy solo quería volver a hacer énfasis en lo importante que es hacer visible este trabajo de casa que cuando lo hace la "ama de casa" es invisible pero que se vuelve "visible" cuando otra persona lo hace porque entonces a esa persona si se le paga y hasta se le dan vacaciones "de ley" (bueno se que hay muchas injusticias también) ¿porqué no hacerlo también con la "ama de casa"? Sería ideal que recibiera un sueldo. Y no me digan que "recibe chivo" porque eso es para los gastos de la casa no un dinero que ella pueda disponer, si porqué no, para meterlo en la casa y para sus gustos también. Se vale soñar.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Salud a Cualquier Talla

Encontré este artículo en inglés y me parece muy importante compartirlo traducido en estos momentos que nos bombardean tanto con los peligros del sobrepeso, aunque es del 2007, pienso que lo que dice vale la pena.


SALUD A CUALQUIER TALLA
EL NUEVO MOVIMIENTO DE PAZ
Linda Bacon 2007

Con frecuencia se culpa al peso por una gran variedad de problemas y la pérdida de peso es vendida como la solución o la prescripción para mejorar la salud. Sin embargo, tras décadas de amonestar a las personas para que restrinjan sus calorías o hagan ejercicio no está dando los resultados deseados. El peso de los norteamericanos continua aumentando, particularmente entre los que hacen dieta. Y los desordenes alimenticios y la preocupación por el peso son los dolorosos efectos secundarios. Muchas de nuestras suposiciones básicas acerca del peso no se sostienen con la evidencia.

Suposición: las personas con “sobrepeso” mueren más pronto que las delgadas.
Excepto extremos estadísticos, el índice de masa corporal – o la cantidad de grasa corporal- solo predice débilmente cuanto vivirás. Muchos estudios encuentran que las personas con “sobrepeso” viven por lo menos lo mismo que las personas con peso “normal”. Algunos estudios sugieren que las personas con sobre peso viven más que las delgadas.

Suposición: Tener “sobrepeso” pone la salud de las personas significativamente en riesgo
Los estudios epidemiológicos rara vez consideran factores como fitness, actividad, ingesta de nutrientes, altas y bajas en el peso, y el estatus socioeconómico cuando consideran la conexión peso y enfermedad. Y sin embargo todas juegan un papel. Cuando los estudios si consideran estos factores , el aumento de riesgo de enfermedad desaparece o se reduce de manera importante. Lo que parece que sucede es que estos otros factores aumentan el riesgo de enfermedad al mismo tiempo que aumentan el riesgo de aumentar de peso.

Suposición: Cualquier persona que decida bajar de peso lo logra y puede mantenerlo
La gran mayoría de las personas que intenta bajar de peso lo vuelve a subir sin importar si mantienen su dieta o su programa de ejercicio. Esto ocurre en todos los estudios, sin importar cuantas calorías, o qué proporciones de grasa, proteínas o carbohidratos se usen en la dieta o qué tipos de programas de ejercicio se realicen. Muchos estudios también muestran que ponerse a dieta predice fuertemente la ganancia peso.

Suposición: Perder peso prolonga la vida
Nadie ha podido demostrar jamás que perder peso prolonga la vida. Algunos estudios actuales indican que la pérdida intencional de peso aumenta el riesgo de morir tempranamente de ciertas enfermedades.

Suposición: La única manera para las personas con “sobrepeso” en que pueden mejorar su salud es bajando de peso.
La mayoría de los indicadores de salud, como la sensibilidad a la insulina y los niveles de colesterol, se pueden mejorar cambiando los hábitos de salud, independientemente de si el peso cambia. Aun la gente que gana grasa corporal mientras participa en un programa de ejercicios han mejorado su salud.

Suposición: Hay una serie epidemia de obesidad en este país.
Si, ha habido un aumento de peso en la última generación, pero la persona promedio sólo tiene un aumento de peso de 6 a 11 libras. Esto difícilmente son proporciones epidémicas. Más bien, es el equivalente a comer un porción extra de papas fritas a la francesa cada mes, o caminar unos minutos al día –difícilmente es evidencia de que seamos unos glotones inactivos.

Los Centros de Control de Enfermedades hicieron un eficiente trabajo en presentar este aumento de peso colectivo. En lugar de notar el pequeño aumento de peso, lo dramatizaron y mostraron el aumento del porcentaje  en el número de personas etiquetadas como sobrepeso u obesas. El peso en las poblaciones siempre se presenta como una curva de campana. Como la categoría de sobrepeso coincidió con nuestro peso promedio (el alto de la curva de campana), por sólo unas pocas libras de diferencia empujaron a un gran número de personas del límite “normal” al de “sobrepeso”. El que la categoría de sobrepeso no tenga significado como predictor de riesgo para la salud refuerza lo inútil de esta información.

Claro, estamos moderadamente más gordos de lo que solíamos, pero la expectativa de vida también ha aumentado dramáticamente durante el mismo periodo en el que nuestro peso aumentó (de 70.8 años en 1970 a 77.3 años en el 2003). Mientras tanto, la tasa de las enfermedades cardiacas ha caído rápidamente y muchas enfermedades comunes emergen a mayores edades y son menos severas. Simplemente no estamos viendo consecuencias catastróficas predichas del resultado de la “obesidad epidémica”.
CULPA A LA ECONOMÍA
¿Por qué continúan proliferando estas suposiciones erróneas y porqué no se conoce la realidad más ampliamente? Solo puede haber una explicación cuando la ciencia contradice tan obviamente las ideas populares: la economía.

Hay una gran industria que se beneficia de ampliar los límites de lo que se considera un peso problemático, incluyendo los centros de pérdida de peso, los fabricantes de suplementos, las compañías farmacéuticas, los médicos, los vendedores de libros de dieta, comidas y programas. Hasta los científicos se benefician de obtener dinero para investigaciones y servir como consultantes, o dirigiendo centros de pérdida de peso en las universidades. Convencernos de una crisis también ayuda a las agencias gubernamentales para obtener fondos. Y paneles expertos que crean estrategias públicas y determinan fondos de investigación están llenos de individuos con conflictos de intereses financieros.

Quiero decir, no creo que aquellos vinculados en esta paradigma dañino sean parte de una amplia conspiración. Todos somos educados con la suposición de que la grasa es mala y que la pérdida permanente de peso se pude lograr con cambios de dieta y ejercicio. Estas suposiciones son una parte fuerte de nuestro panorama cultural que se dan por si mismas evidentes, y pocos consideran cuestionarlo. Como resultado, muchos bien intencionados, personas consideradas sin saber coluden y transmiten este prejuicio cultural. También, hay muy poca recompensa por cuestionar estas suposiciones, cuando mucho paz y tranquilidad. De hecho, para un profesional desafiar estas ideas es equivalente a un suicidio en su carrera; este es un contraste evidente al incentivo financiero/de estatus por apoyar este viejo modelo.

¿Qué puedes hacer?
Reúsate a pelear una guerra injusta. Únete  al nuevo movimiento pacífico: “Salud a Cualquier Talla” (SACT o en inglés HAES). SACT reconoce que el bienestar y los hábitos de salud son mucho más importantes que cualquier número en la pesa de medir. Participar es simple:
1.-Acepta tu talla: ama y aprecia el cuerpo que tienes. Aceptarte empodera a continuar y a hacer cambios positivos.
2.-Confía en ti: Todos tenemos sistemas designados a mantenernos sanos –y a un peso sano. Apoya a tu cuerpo en encontrar naturalmente su peso apropiado honrando las señales de hambre, satisfacción y apetito.
3.- Adopta estilos de vida sanos:
·      Desarrolla y nutre conexiones con otras personas y busca un propósito y significado en tu vida. Satisfacer las necesidades de tu vida social, emocional y espiritual restaura la comida a su lugar correcto como fuente de nutrición y placer.
·      Encuentra el gusto por el movimiento de tu cuerpo y vuélvete más física en tu vida diaria.
·      Come cuando tengas hambre, detente cuando te sientas llena, y busca comida placentera y que te satisfaga.
·      Entrena tus gustos para que disfrutes más las comidas nutritivas, tomando en cuenta que hay mucho lugar para elecciones menos nutritivas en el contexto de una dieta sana y estilo de vida amplio.
4.- Abraza la diversidad de tallas y tamaños: Las personas tenemos una variedad de tamaños y formas. Ábrete a la belleza que se encuentra a través del rango y apoya a otras personas a reconocer su atractivo original y único.


Referencias:
1. Flegal, K., et al., Prevalence and trends in obesity among US adults, 1999-2000. Journal. American Medical Association, 2002. 288: p. 1723-7.
2. Polivy, J. and C.P. Herman, Dieting and bingeing: A causal analysis. American Psychologist, 1985. 40: p. 193-201.
3. Durazo-Arvizu, R., et al., Mortality and optimal body mass index in a sample of the US population. American Journal of 
Epidemiology, 1998. 147: p. 739-749.
4. Flegal, K.M., et al., Excess deaths associated with underweight, overweight, and obesity. Journal of the American 
Medical Association, 2005. 293(15): p. 1861-7.
5. Troiano, R., et al., The relationship between body weight and mortality: A quantitative analysis of combined information. 
Int J Obes, 1996. 20: p. 63-75.
6. Campos, P., et al., The epidemiology of overweight and obesity: public health crisis or moral panic? International Journal 
of Epidemiology, 2005.
7. Miller, W.C., How effective are traditional dietary and exercise interventions for weight loss? Medicine and Science in 
Sports and Exercise, 1999. 31(8): p. 1129-1134.
8. Stice, E., et al., Naturalistic weight-reduction efforts prospectively predict growth in relative weight and onset of 
obesity among female adolescents. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 1999. 67: p. 967-974.
9. Stice, E., K. Presnell, and H. Shaw, Psychological and Behavioral Risk Factors for Obesity Onset in Adolescent Girls: A 
Prospective Study. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 2005. 73(2): p. 195-202.
10.           Coakley, E.H., et al., Predictors of weight change in men: Results from the Health Professionals Follow-Up Study. 
International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders, 1998. 22: p. 89-96.
11.           Bild, D.E., et al., Correlates and predictors of weight loss in young adults: The CARDIA study. International Journal of 
Obesity and Related Metabolic Disorders, 1996. 20(1): p. 47-55.
12.           French, S.A., et al., Predictors of weight change over two years among a population of working adults: The Healthy 
Worker Project. International Journal of Obesity, 1994. 18: p. 145-154.
13.           Korkeila, M., et al., Weight-loss attempts and risk of major weight gain. American Journal of Clinical Nutrition, 1999. 
70: p. 965-973.
14.           Shunk, J.A. and L.L. Birch, Girls at risk for overweight at age 5 are at risk for dietary restraint, disinhibited 
overeating, weight concerns, and greater weight gain from 5 to 9 years. J Am Diet Assoc, 2004. 104(7): p. 1120-6.
15.           Williamson, D.F., et al., Prospective study of intentional weight loss and mortality in never-smoking overweight U.S. 
white women aged 40-64 years. American Journal of Epidemiology, 1995. 141: p. 1128-1141.
16.           Williamson, D.F., et al., Prospective study of intentional weight loss and mortality in overweight white men aged 40-64 
years. American Journal of Epidemiology, 1999. 149(6): p. 491-503.
17.           Andres, R., D.C. Muller, and J.D. Sorkin, Long-term effects of change in body weight on all-cause mortality. A review. 
Annals of Internal Medicine, 1993. 119: p. 737-743.
18.           Yaari, S. and U. Goldbourt, Voluntary and involuntary weight loss: associations with long term mortality in 9,228 middle- 
aged and elderly men. American Journal of Epidemiology, 1998. 148: p. 546-55.
19.           Gaesser, G., Thinness and weight loss: Beneficial or detrimental to longevity. Medicine and Science in Sports and 
Exercise, 1999. 31(8): p. 1118-1128.
20.           Sørensen, T., et al., Intention to lose weight, weight changes, and 18-y mortality in overweight individuals without co- 
morbidities. PLoS Med, 2005. 2: p. E171.
21.           Bacon, L., et al., Size acceptance and intuitive eating improve health for obese, female chronic dieters. Journal of 
American Dietetic Association, 2005. 105: p. 929-36.
22.           Gaesser, G., Is it necessary to be thin to be healthy? Harvard Health Policy Review, 2003. 4(2): p. 40-47.
23.           Lamarche, B., et al., Is body fat loss a determinant factor in the improvement of carbohydrate and lipid metabolism 
following aerobic exercise training in obese women? Metabolism, 1992. 41: p. 1249-1256.
24.           Bjorntorp, P., et al., The effect of physical training on insulin production in obesity. Metabolism, 1970. 19: p. 631-638.
25.           Flegal, K.M., et al., Overweight and obesity in the United States: Prevalence and trends, 1960-1994. International 
Journal of Obesity, 1998. 22: p. 39-47.
26.           National Health And Nutrition Education Study (NHANES) I, NHANES II, and NHANES III. 
Copyright © 2007 Linda Bacon (Website: www.lindabacon.org)
This may be freely copied and distributed in its entirety for non-commercial use provided the copyright and this statement are included.
Copyright © 2007 Linda Bacon (Website: www.lindabacon.org)
This may be freely copied and distributed in its entirety for non-commercial use provided the copyright and this statement are included.


Traducido por Marta Rivera. En el artículo original las afirmaciones se corresponden con la cita bibliográfica. Linda Bacon permite que este artículo sea copiado y distribuido  para fines no comerciales y respetando la autoría.










martes, 14 de junio de 2016

El Verano Trae la Belleza de los Pajaros

Me gusta esta época del año porque escucho a los pájaros por las mañanas o casi todo el día.
Hay un árbol viejo al lado de mi casa, es de los vecinos y por fortuna no lo han tirado. Ahí llegan en esta época los pájaros carpinteros. No me canso de verlos, hermosos, buscando insectos, a veces llegan dos al mismo tiempo. Son muy inquietos y vigilantes y con cualquier movimiento mío se van. Tienen muchos hoyos en el árbol y se meten por aquí y por allá. No cantan bonito, hacen un ruido extraño parecido al de los chanates (zanates en otras regiones) y así he visto a uno(a)? hacer el ruido y luego llega un/a segundo/a carpintero/a. Me relaja verlos, me gusta mucho. En su cabeza el plumaje es una mezcla de rojo y amarillo, las plumas de las alas parecieran blancas con puntos negros...
También en esta época parece ser el apareamiento de los chanates. El macho es grande y de un negro azulado. tienen muy mala fama, yo creo que es por ser negros. Las hembras son cafés. Los veo diariamente, otros años los he visto alimentar a sus crías y defenderlos con desesperación cuando los polluelos caen del nido, resignados a que le llegue la muerte. Y cuando lanzo migas no se aprovechan de los pequeños, palomas, gorriones y ellos comen en paz. Dicen que matan pájaros pequeños, quizá enfermos o moribundos, no lo he visto yo. Últimamente me han llamado la atención cómo el chanate corteja a la hembra. Se esponja, mueve las alas, se mueve en lo que parece un baile y canta de una manera muy bonita, muy diferente al graznido diario. Y ahí está haciéndole la lucha. Ahora cuando escucho ese canto se que hay un cortejo y me relaja, me alegra, me gusta.
También veo a los gorriones, el año pasado anidaron en una masera y vi todo el proceso. Este año solo los he visto de lejos de dos en dos. El macho tiene el pecho rojo y la hembra es café pareja, ambos se encargan de la alimentación de los críos.
Me gusta verlos, me relaja, me hacen pensar en tantas historias que suceden a la vez en este mundo. Hacen que me cuestione, ¿en qué momento los seres humanos nos creímos superiores? ¿Qué sería de nosotros sin plantas y animales? No podríamos sobrevivir, entonces, ¿por qué no nos cuidamos entre todos?